¿El Ayuno Intermitente puede ayudar a revertir el Síndrome Metabólico?

ayuno intermitente calidad de vida diabetes
ayuno intermitente síndrome metabólico

No es una novedad que un estilo de vida poco saludable, la mala alimentación y el estrés que vivimos día a día, influyen en la aparición de distintas enfermedades.

Obesidad, presión arterial elevada, enfermedad cardiovascular, diabetes, son algunas de las patologías que afectan gravemente a la población a nivel mundial.

Con indicadores alarmantes en todo el mundo urge tomar medidas para prevenir la aparición, o si ya es un hecho, revertir a tiempo, los problemas de salud fruto de malos hábitos, priorizando una vejez con una mejor calidad de vida.

Por ello, prevenir el Síndrome Metabólico es muy necesario, te contamos por qué…

 

¿Qué es el Síndrome Metabólico?

Pensar en qué es el Síndrome Metabólico puede llevarnos a asociarlo con algún tipo de enfermedad que tiene que ver con el metabolismo, pero sin tener en claro de qué estamos hablando, podemos minimizar su gravedad.

Lejos de ser algo leve, el síndrome metabólico es una condición que se produce ante la presencia de distintas afecciones, pueden ser 2, 3 o mas factores que al mismo tiempo perturban la salud de una persona.

La definición científica describe al síndrome metabólico como una serie de desórdenes o anormalidades metabólicas que en conjunto son considerados factor de riesgo para desarrollar diabetes y enfermedad cardiovascular.

Los criterios diagnósticos propuestos para síndrome metabólico son diversos y desde que se identificó la condición como un problema de salud, los distintos organismos médicos como la OMS, la Federación Internacional de Diabetes, la Asociación Latinoamericana de Diabetes -ALAD, entre otras, han establecido su posición al respecto incluyendo o quitando las condiciones que lo determinan.

Con los años la diferencia de criterios fue menor y en líneas generales se cree que para que se considere que una persona es afectada por el síndrome metabólico debe tener al menos 3 o mas de las siguientes condiciones:

Obesidad abdominal o cintura grande o "tener forma de manzana", tener exceso de grasa en el área del estómago es factor de riesgo mayor de enfermedad cardíaca que el exceso de grasa en otras partes del cuerpo.

Presión arterial alta, 130/85 mmHg o más, puede dañar su corazón y vasos sanguíneos; además la presión arterial alta puede causar que se acumule placa en las arterias lo que puede ser causa de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, como un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Niveles altos de azúcar en la sangre, glucosa en ayunas 100 mg / dL o más, puede dañar los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de que se formen coágulos de sangre que provoquen enfermedades del corazón.

Triglicéridos altos en la sangre, igual o mayor a 150 mg/dL, los triglicéridos son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre; niveles altos de triglicéridos pueden elevar los niveles de colesterol LDL o colesterol malo. Esto aumenta el riesgo de enfermedades cardiovascular.

Colesterol HDL o colesterol bueno bajo, (menos de 50 mg / dL para mujeres; menos de 40 mg / dL para hombres) los niveles de colesterol en la sangre son importantes para la salud del corazón. El colesterol HDL “bueno” puede ayudar a eliminar el colesterol LDL “malo” de los vasos sanguíneos. El colesterol LDL “malo” puede causar la acumulación de placa en los vasos sanguíneos. Fuente 

El origen fisiopatológico del síndrome metabólico sigue en discusión, se ha sugerido que la resistencia a insulina es el origen del conjunto de anormalidades que conforman el síndrome, pero, por otro lado, se ha planteado que la obesidad abdominal sería el más importante de los factores de riesgo y el que conllevaría al desencadenamiento de las demás anormalidades.

Lo acertado de considerar a la a obesidad abdominal, que implica acúmulo de grasa a nivel visceral (depósito de tejido graso principalmente en hígado, músculo y páncreas), se basa en que dicha grasa visceral implica la formación en el tejido graso de sustancias químicas llamadas adipoquinas, que favorecen estados proinflamatorios y protrombóticos, que a su vez van a contribuir al desarrollo de insulino resistencia, hiperinsulinemia, alteración en la fibrinólisis y disfunción endotelial. Además, la adiponectina, un de los tipos de adipoquina, se encuentra disminuida en esta situación, lo que se asocia a un incremento del nivel de triglicéridos, disminución de HDL, elevación de apoliproteína B y presencia de partículas pequeñas y densas de LDL, contribuyendo al estado aterotrombótico que representa el perfil inflamatorio de la adiposidad visceral. Fuente 

Recomendaciones para prevenir el Síndrome Metabólico

Para prevenir o revertir el síndrome metabólico es imperioso hacer cambios en el estilo de vida, que incluyen:

Mantener un peso adecuado / Perder peso

Hacer ejercicio regularmente

Comer una dieta sana y equilibrada para controlar la presión arterial, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre

Dejar de fumar

Evitar o reducir al máximo el consumo de alcohol

 

Rol del Ayuno Intermitente frente al Síndrome Metabólico

La prevalencia del Síndrome Metabólico en el mundo es alarmante y lo más grave es que ha bajado la edad promedio de diagnóstico de esta enfermedad; en la década del 80, cuando se empezaban a hacer más estudios del SM, se consideraba a personas con 50 años o más con riego de dicho padecimiento, pero pasado el 2010, la prevalencia en edades menores llevó a considerar como grupos de riesgo a personas de entre 30 a 35 años en promedio.

Dicho panorama no es para sorprenderse si consideramos los hábitos alimenticios poco o nada saludables de la población en general, sumado a la falta de ejercicio físico, el estrés y la falta de un descanso adecuado, sin olvidarnos de la mala calidad del sueño.

Sin embargo, aunque el combo de hábitos poco saludables mencionado no es muy alentador, lo bueno es que hay herramientas que pueden ayudar a prevenir, revertir y/o mejorar las condiciones de salud que implica en síndrome metabólico.

Lo primero siempre es acudir a un médico que haga un control adecuado de la salud en general; conocer la condición de tu cuerpo, si esta todo en orden o algo está fuera del balance adecuado, será útil para tomar las medidas adecuadas.

Con los años el cuerpo pierde algo de ritmo y ya no funciona tan bien por lo que es necesario preparar el organismo para que optimice sus funciones, poniéndolo a punto para batallar contra las afecciones propias de la edad.

El ayuno intermitente puede ser esa herramienta que colabore con tu salud, complementario a otros hábitos saludables y practicándolo un protocolo adecuado y supervisado por un especialista, puede ser muy positivo para obtener una mejor calidad de vida en tu vejez.

Haciendo foco en lo bueno que puede hacer el AI en la prevención de enfermedades como el síndrome metabólico, vale destacar los efectos positivos del ayuno intermitente para prevenir y revertir la obesidad abdominal que, como lo mencionamos unas líneas arriba, puede ser el origen de la enfermedad de la que estamos hablando.

En este blog tenemos varios artículos que hacen especial referencia al rol del ayuno en temas como la grasa visceral, la resistencia a la insulina, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el colesterol y los triglicéridos, la presión arterial, obesidad, etc., una serie de post que te invitamos a leer para conocer de forma detallada el buen impacto del AI.

Para describir de forma muy sintética el resultado positivo del AI, es bueno resaltar que las horas que uno pasa sin ingerir alimentos y/o bebidas que rompen el ayuno (detalles aquí), permitirán al cuerpo entrar en reposo y en ese tiempo aprovechar para auto repararse.

Sumado a ello, en ese periodo de ayuno el organismo va a utilizar la glucosa acumulada en el hígado como fuente energética; una vez que se acaba, va a acudir a la grasa, logrando hacer uso de una mejor fuente de energía como son las cetonas, obtenidas gracias a la descomposición de dichas grasas. Una muy buena forma de deshacerse de la grasa abdominal.

Otro aporte muy valorado del ayuno intermitente es la autofagia, un mecanismo que se activa a las 16 horas de ayuno que permite la limpieza de todas las células del cuerpo, esto gracias al canibalismo celular.

Esas tres acciones que promueve el AI son un pequeño adelanto de lo beneficioso que es el AI, claro que con un protocolo adecuado y personalizado según las condiciones de salud de la persona que lo practica.

Estudios del año 2020 confirman lo favorable de una practica de ayuno intermitente para aliviar los biomarcadores del SM. 

Animarte a mejorar tu calidad de vida es una sabia decisión, haz sinergia con las mejoras en otros aspectos de tu vida como la calidad de sueño y ejercicio, serán una excelente combinación que, en su justa medida, traerán grandes beneficios para tu cuerpo y con los años lo agradecerás.