¿El Ayuno Intermitente afecta la Salud Reproductiva de la Mujer?

ayuno intermitente calidad de vida
ayuno intermitente salud reproductiva femenina

Este tema es particularmente interesante, ya que muchos de los cuestionamientos a las prácticas de ayuno intermitente, se basan en la posibilidad de que afecte en especial a las mujeres. 

Pero qué tanto de verdad tiene ese tipo de planteamientos de los detractores y cuánto puede estar relacionado con un prejuicio propio de los efectos de una dieta estricta o restricción alimentaria excesiva… 

Vamos a conocer un poco más y así puedes sacar tus propias conclusiones. 

 

Etapas del Ciclo Menstrual de la Mujer

Cómo bien sabemos, el ciclo menstrual es muy importante para la salud reproductiva de la mujer, por lo que, sí se ve afectado, podría impactar de forma negativa en la fertilidad femenina. 

Veamos cómo funciona, seguro que nos ayudará a comprender mucho mejor… 

El ciclo menstrual es un mecanismo fisiológico en el que el cuerpo de la mujer se prepara para la reproducción; tiene una duración que va entre los 26 a 35 días, es decir, deben pasar esa cantidad de días para que finalice un ciclo y vuelva a comenzar otro. 

En ese periodo de tiempo se pueden identificar dos fases, la fase folicular y la fase lútea; es la ovulación, la que marca el cambio de una a otra. 

Ejemplo en un ciclo menstrual de 28 días: 

FASE FOLICULAR (día 1 a 13)

Inicia el primer día de tu regla y se extiende hasta la ovulación. Esta fase tiene otras dos fases, 

Fase Menstrual (día 1 a 4)

En este periodo los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona son bajos. La fase menstrual puede durar de 3 a 7 días.

Fase de Proliferación (día 5 a 13)

Durante esta fase se estimula la hormona FSH y se produce el engrosamiento del endometrio, los que colaboran para que maduren los folículos en los ovarios que contienen los óvulos. Los niveles de estrógeno aumentan hasta alcanzar su punto máximo en la ovulación.

OVULACIÓN (día 14 o mitad del ciclo menstrual)

En la ovulación se produce un aumento significativo de la FSH y la hormona luteinizante (LH), mientras que los niveles de estrógeno comienzan a descender brevemente.

Aquí el óvulo se libera de los ovarios, por lo que es el momento adecuado para el embarazo. Sin embargo, si la fertilización del óvulo no ocurre dentro de las 24 horas, el óvulo muere.

FASE LÚTEA (día 15 a 28)

Se caracteriza por una disminución de FSH y LH.

El cuerpo lúteo se desarrolla a partir del folículo (cáscara del huevo).

Los niveles de progesterona comienzan a aumentar con aumento. Los niveles de estrógeno también vuelven a aumentar lentamente.

Si no ha anidado un óvulo fertilizado en el endometrio, el cuerpo lúteo retrocede y la hormona progesterona del cuerpo lúteo disminuye.

Los estrógenos vuelven a caer al final de la fase lútea, estimulando la fase folicular y por tanto un nuevo ciclo.

 

¿Qué afecta el Ciclo Menstrual?

Si en algún momento ha realizado alguna dieta muy restrictiva, hay muchas probabilidades de que haya sufrido algunos cambios de su ciclo menstrual. 

Si hay alteraciones en el ciclo, significa que algo no está funcionando como debería…

Lo cierto es que ante una deficiencia en la ingesta de nutrientes, se produce un cambio o alteraciones en las hormonas que participan en el ciclo, hablamos de FSH, LH, estrógenos y progesterona. 

Un desbalance en las hormonas provoca que alguna de las etapas del ciclo se vea afectada, y consecuentemente, puede causar su interrupción. 

La clave es reconocer que la ovulación necesita energía para obtener, y si no la hay, el cuerpo se pone en modo de supervivencia, deja de destinar energía a la función reproductiva.

Sumado a ello, cuando hacemos restricciones alimenticias, por lo general la regla es no comer grasas, un concepto erróneo que también impacta en la menstruación. 

Tal afirmación se fundamenta en los requerimientos de grasas saludables para producir hormonas sexuales, los estrógenos y la progesterona se forman a partir de colesterol, por lo que su escasez implica que no se producirán o no funcionarán adecuadamente. 

Aclaración, hablamos de grasas saludables, ejemplo aguacate, no hablamos de comer una súper hamburguesa.

Igualmente, hay otros factores que influyen en el ciclo menstrual, casos de poco descanso, estrés psicológico, estrés fisiológico (excesivo deporte), tóxicos, entre otros; en tal sentido, el sistema reproductivo femenino es muy sensible al estrés, al punto que el hipotálamo reducirá la producción de las hormonas reproductivas (necesarias para la ovulación y la menstruación) cuando está bajo estrés. ( Fuente )

 

Ayuno Intermitente y Salud Reproductiva de la Mujer

Hay estudios que afirman que el ayuno no es una buena práctica para las mujeres ya que podría interferir en la reproducción.

Dicho estudio, se basa en resultados de laboratorio realizado con ratas y con un ayuno en días alternos (un día sin comer para una rata, puede asimilarse a una semana sin comer para una persona), dichas condiciones no se corresponden con la práctica adecuada de un protocolo de ayuno intermitente, lo que hace cuestionable el razonamiento que contraindica el ayuno.

Por otro lado, el revela que una restricción calórica excesiva inhibe la secreción de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), que contribuye en la producción de las hormonas de la fertilidad FSH y LH, por lo que afecta los niveles de estrógeno.

Este último, sí es un concepto claro que, aunque no se corresponde con un efecto negativo del ayuno sino de una restricción calórica, sí permite limitar la práctica del ayuno a un sistema que combine ventanas de ayuno y alimentación que no afecten el consumo de los nutrientes que la mujer necesita. 

Aquí también debemos hacer mención a la importancia de cuidar los niveles de estrógeno, evitando que el cuerpo este bajo estrés por desnutrición o ejercicio excesivo, lo que provoca una disfunción del eje hipotálamo-pituitario-ovárico (HPO), que a su vez conduce a caídas en la LH afectando la producción de estrógeno.

Los estrógenos regulan características clave del metabolismo, como la ingesta de alimentos, el peso corporal, la homeostasis de la glucosa/ sensibilidad a la insulina , la distribución de la grasa corporal, la lipólisis/lipogénesis, la inflamación, la actividad locomotora, el de energía, la reproducción y la cognición. ( Fuente )

El ayuno intermitente, con un protocolo adecuado y una alimentación adecuada en las ventanas de ingesta, no causa interrupción en el ciclo menstrual y por lo tanto no afecta la salud reproductiva de la mujer.  

Para que un protocolo de ayuno sea adecuado, requiera asistencia de una persona calificada en el tema, capaz de diseñar un sistema que colabore en el logro de los objetivos que se proponga con el ayuno. 

Ya mencionamos que el ayuno puede ayudar a bajar de peso, lo que no implica tener que realizar restricciones alimentarias excesivas, sino que puede proponerse una restricción calórica moderada, basada en comida saludable y de forma progresiva. 

Recuerde que el ayuno es un estilo de vida, no una dieta. 

Además, es importante que el protocolo de AI sea personalizado y tenga el proceso de adaptación necesario para evitar situaciones de estrés, contraproducentes para un ciclo menstrual normal. 

Y no podemos dejar de mencionar los efectos positivos del AI frente al síndrome premenstrual, ayudar a controlar la ansiedad y promover un buen estado de ánimo, mejorar los niveles de glucosa en sangre y por ende regular la producción de insulina, una hormona que influye en el peso corporal y en los niveles de estuco. Asimismo, el ayuno contribuirá significativamente a reducir la inflamación. 

Por último, hay quienes recomiendan reducir las horas de ayuno o suspenderlo la semana anterior a tu período, que es la de mayor sensibilidad al estrés; no obstante, está regla no es generalizada, siendo lo ideal encontrar el protocolo adecuado a cada persona.

Vale hacer mención que el AI no es una práctica recomendada para personas con problemas alimenticios, esto es fundamental y válido a la hora de evaluar el rol del ayuno intermitente respecto a posibles efectos sobre la salud reproductiva de la mujer.