¿Cómo Romper el Ayuno Intermitente Correctamente?

ayuno intermitente calidad de vida
romper ayuno intermitente

Cuando somos principiantes en el tema del ayuno intermitente puede que cometamos ciertos errores que no tengan un buen impacto en nuestro cuerpo y nos aleje de la práctica pensando que no es para nosotros. 

Lo cierto es que, aunque parezca muy simple solo dejar de comer, hay que tener algunas cuestiones claras para evitar que el practicar ayuno, tan beneficioso para nuestra calidad de vida, tenga consecuencias negativas.

Entre las cuestiones que debemos aprender está el tipo de alimentación que vamos a llevar en las ventanas de ingesta, pero otro aspecto relevante es cómo volver a comer alimentos después del periodo de ayuno. 

La importancia de seguir un protocolo personalizado es la clave para que el ayuno intermitente produzca los efectos positivos esperados y es nuestra primera sugerencia antes de comenzar a incorporarlo a tu vida. 

Pero también es bueno saber de qué manera volvemos a comer sin arruinar los beneficios del ayuno… 

¿Cómo Romper el Ayuno?

Se puede decir que hay varias recomendaciones respecto a la forma correcta de romper el ayuno, algunas pueden estar relacionadas directamente con el protocolo o sistema de ayuno que estás realizando, pero también podemos hablar de sugerencias en líneas generales que deberás considerar. 

En principio, es bueno saber que a mayor cantidad de horas de ayuno, es preciso tener más cuidados para volver a ingerir alimentos; la diferencia aplica básicamente para ayunos prolongados (de más de 24 horas) y ayunos intermitentes más cortos como el caso de los de 16 o 18 horas por ejemplo. 

Entre las principales medidas a tener en cuenta  está el cuidar los alimentos que ingerimos apenas termina el ayuno, será necesario priorizar alimentos que dan saciedad y de bajo índice glucémico, además deberás evitar aquellos poco saludables y muy procesados (comida chatarra).

En este sentido, si al momento de romper el ayuno lo hacemos consumiendo alimentos con altos valores de azúcar, eso va a provocar que se dispare la insulina y con ello aparecen ciertos efectos no deseados como problemas cardiovasculares, aumento de inflamación, etc.

Sumado a ello, otras sugerencias para retomar la ingesta de alimentos y optimizar los beneficios del ayuno son:

Siempre mantente bien hidratado, durante y después del ayuno; es importante consumir agua y otras opciones con sales minerales como por ejemplo electrolitos.

El primer platillo que sea moderado, no quieras comer mucho de golpe porque puede caerte muy mal.

Come alimentos ricos en proteína pero con bajo nivel de grasa, por ejemplo carnes magras, pescado, etc.

Incluye vegetales preferentemente cocidos para evitar problemas en la digestión e inflamación abdominal.

Evita tomar alcohol ni bien vas a romper el ayuno, además de hacerte sentir mal tendrá efectos adversos en tu organismo como los famosos picos de insulina.

Planifica los horarios de ayuno para evitar exponerte a situaciones que te lleven a romper el ayuno antes de tiempo o que interfieran en el retorno a la alimentación de forma moderada.

Por último, no olvides conocer qué alimentos pueden romper el ayuno y por qué, encuentra esta info en este link

¿Qué hacer en el periodo de tiempo en que estamos en ayuno?

Incorporar el ayuno intermitente a nuestra vida puede requerir de ciertos ajustes en nuestras rutinas que colaboren y faciliten nuestra práctica. 

Recuerda que el ayuno no es una dieta como tal sino un estilo de vida, por lo que necesitas reeducar tus hábitos de alimentación para que los efectos del protocolo elegido sean de lo más beneficiosos. 

Entre las acciones más recomendadas, sobre todo si eres novato en el tema, es organizar las horas del día en las que vas a alimentarte y las que no, considerando según sea de tu agrado y comodidad los momentos adecuados para ello. 

Por ejemplo si empiezas practicando un ayuno de 12 o 16 horas, lo ideal puede ser que dispongas una ventana de alimentación en razón a tus horas de sueño, de esa forma consumes varias horas durmiendo y evitas la sensación de hambre prolongada. 

Igualmente es bueno evitar situaciones que se relacionen directamente con la ingesta de alimentos y/o snacks, por ejemplo ver películas o reuniones como cenas o almuerzos con amigos o de trabajo. 

Para evitar estrés por no comer puedes optar por disfrutar de paseos en contacto con la naturaleza, sirven mucho para relajarte y distraer la mente. También es bueno leer, meditar, yoga, etc.

Otra de las actividades puede ser hacer ejercicios acordes a tu estado físico y sin exigir demasiado tu cuerpo; aquí vale aclarar que hay horas “recomendadas” para hacerlo dependiendo de los objetivos que tengas. 

Por ejemplo, si deseas bajar de peso, es buena opción hacerlo en la ventana de ayuno, antes de tu primera comida; pero si deseas practicar deportes de mayor resistencia, es buena opción aprovechar cuando el cuerpo tiene llenos los depósitos de glucosa, es decir entre medio de alguna de tus comidas. 

Igualmente, puedes aprovechar las horas de viaje en un bus o en un avión sin ingerir alimentos, en ese tiempo puedes dormir, leer, etc., Y también puede ser una buena idea para controlar los efectos del jet lag

Hasta aquí comentamos algunas ideas para que sea más llevadero el tiempo de ayuno, intenta ser creativo y disfruta de actividades que te entretengan y te alejen de la comida en los momentos que estás ayunando.

Recuerda que no debes presionarte, es un proceso y siempre es bueno que tenga un protocolo adecuado para que se vuelva lo que realmente es, un estilo de vida tendiente a mejorar tu salud y calidad de vida.